Carrito Lungi






Personalidad otorgada mediante la presencia de piezas verdaderamente especiales, cuyo diseño logran conceder a la estancia de una magia y singularidad únicas. En las imágenes, un dormitorio de bebé bañado por una delicada estética vintage gracias a los elementos que lo configuran, entre ellos el absoluto protagonista, un armario-expositor con reminiscencias al tradicional carrito de los helados, diseño de Ciszak Dalmas. Un espacio de ensueño para una bebé muy afortunada, cuya madre recopila y vende autenticas joyas de épocas pasadas en su tienda online, Rue Vintage 74



16 comentarios

  1. Qué original ese carrito...para exponer las delicadas prendas de bebé..muy original y creativo!

    ResponderEliminar
  2. Qué mono!!!!
    Pero en cuanto crezcan el niño...... la ropita ya no es taaaaan ideal.

    ResponderEliminar
  3. Que bonita aportación,tiene mucho encanto!
    Amina

    ResponderEliminar
  4. Hermoso todo!, muy original, gracias por compartir, un abrazo!.

    ResponderEliminar
  5. Que preciosidad madre mia, quiero copiarlooo!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta, además de original es precioso.
    Saludos.
    Beatriz.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué pulcritud de cuarto! El armario es digno de lucirlo.

    ResponderEliminar
  8. Pero que chulada, cuanta creatividad tiene la gente, es genial!!

    ResponderEliminar
  9. Que habitación más hermosa! y ese carrito super original le da toda la onda con tanta simpleza! precioso!

    ResponderEliminar
  10. Simplemente adorable!, ya quisiera yo tener ese armario expositor en mi habitación. Una combinación perfecta de colores y detalles.

    ResponderEliminar
  11. Y el cuadro tiene una presencia notable y corta tanto blanco, me pregunto si será estable el carrito como que se ve angosto...

    ResponderEliminar

Diseño por Photonica
Copyright © tránsito inicial