Regresan, las de toda la vida



Sorprende, y lo hace por el encanto inesperado de los textiles empleados, tratándose de una combinación atractiva pero al mismo tiempo, arriesgada. Una cama vestida haciendo uso de las mantas de toda la vida, aquellas que un día fueron substituidas por el edredón, pero que hasta hace relativamente poco era habitual hallarlas en cualquier hogar del país. Con estampados imposibles y de todos los colores, observarlas supone un regreso a nuestra infancia, que como todo, parece volver integrada en un ambiente decorativo actualizado. 



Imágenes: vtwonen


La belleza de un antiguo estuco


Despojadas de sucesivas manos de pintura y viejas capas de yeso, se descubre bajo todo ello la belleza del primer estuco aquél coetáneo a la fecha de construcción del edificio, cuyas marcas nos relatan divisiones entre estancias hoy inexistentes. Imágenes que son reflejo de la belleza oculta en la pátina de las cosas antiguas, ya sean objetos o inmuebles, a los que debemos respetar y en la medida de lo posible, procurar conservar del modo en que fueron concebidos. 



Imágenes: Saarmanche

EspacioQ, la meca del rubio



Especializados en el rubio perfecto y bajo las directrices de Quique Sánchez, le sumamos un interiorismo acorde con las últimas tendencias decorativas y con todo ello, obtenemos una auténtica meca a la que recurrir todos aquellos amantes del cabello rubio. Se trata de EspacioQ, una peluquería ubicada en la calle Manuela Malasaña, 25 en pleno centro de Madrid, que destaca por su alto conocimiento en el ámbito de la coloración. Un nuevo concepto de belleza que pasa por un total entendimiento de la materia, aplicada a las necesidades de cada cliente y que además, cuenta como apoyo con un ambiente agradable, en donde diseño, innovación y materiales naturales, van de la mano.


Imágenes: EspacioQ

La clave, destellos ocres



Partimos de un espacio con gran iluminación proveniente del exterior en el que se ha optado por una pintura con acabado cemento pulido como telón de fondo para un salón-comedor dónde tonalidades grises y blancas, danzan con gran maestría, salpicadas por la presencia de colores ocres y tierra, consiguiendo aportar estos últimos, toda la calidez que le es propia. Una estancia en la que, no solamente los colores empleados juegan un papel decisivo en el aspecto global del espacio, también lo consiguen las piezas de mobiliario seleccionadas con acertado criterio, como lo es, la silla que encabeza la gran mesa, con estructura de hierro en negro y un acabado camel en piel cuyo color contrasta maravillosamente con su entorno y con todo el espacio en sí. 


Imágenes: bengtgarden

Diseño por Photonica
Copyright © tránsito inicial