Vestir una mesa, entre la delicadeza y la sencillez



Se ha demostrado en cada una de las numerosas propuestas relacionadas con la decoración que he podido ir publicando en los últimos meses, en donde hablamos del encanto de lo sencillo, haciéndose patente a partir de fotografías de gran belleza como las que hoy muestro. Una propuesta que busca inspirarnos para servir la que podría ser nuestra próxima cena con invitados, y que se sirve de conceptos como el invierno, para llevar a la mesa destellos orgánicos, de naturaleza y verde. Aquí como en la mayoría de propuestas llevadas con éxito, la sencillez se deja apreciar a simple vista, siendo esta reforzada por pequeños detalles que suman y consiguen dotar de encanto al conjunto, como la gran rama envuelta entre una planta de tipo trepadora, que ubicada en el centro de la mesa y junto al estilo de la vajilla y mantelería, consigue transmitir esta idea que os comentaba al principio, en donde lo orgánico y natural, se refleja de modo inconfundible en esta delicada mesa.



Tour virtual, un hogar de modernos aires campestres



La red se vuelve magnífica en el momento en que la propietaria de una vivienda, quien a su vez también lo es de un blog, nos relata casi con la confidencia de un amigo el proceso que vive su casa desde el momento de su adquisición, pasando por cada una de sus ideas hasta mostrarnos, los distintos rincones que finalmente ha decidido dar forma. Este es el caso de The Style Files, quien ha realizado un tour virtual alrededor de la que es su vivienda, desvelándonos en cada nueva publicación dedicada al tema, una nuevo rincón que de entre todos los publicados, he considerado apropiado recopilar aquellas que nos muestran el magnífico salón, diáfano y abierto este a la cocina. Se trata de un espacio en donde la presencia de la madera lo dota de cierto matiz rústico, creando una clara alusión campestre que por la línea del resto del mobiliario, percibimos aplicado con gran modernidad.


Imágenes: TheStyleFiles

Estilismos culinarios, chocolate a la taza



Otoño, y el frío acechante de un invierno que está por llegar, siendo época de hogar, manta y una bebida caliente entre las manos. La idea de prepararnos un chocolate caliente a la taza, se vuelve irresistible a través de las imágenes capturadas por la estilista Stephanie Somebody la autora de The Design Files, haciéndonos participes visuales del corte del chocolate sobre una tosca tabla de madera, y el aroma inconfundible de la navidad, materializado en la presencia de la canela como aderezo a una clásica receta con la que contrarrestar las bajas temperaturas del exterior.


Imágenes: Stephanie Somebody

Batiscafo, siete cuentos ilustrados.



No estábamos cerca del mar, pero estuvimos inmersas del mismo modo, pese a encontrarnos en medio de la montaña. Y es que el pasado fin de semana, aprovechando que pasé un par de días en la cerdaña francesa junto a mis sobrinas, llevé conmigo un ejemplar de Batiscafo en el mar, un libro que consta de siete cuentos independientes narrados e ilustrados por distintos autores, esos últimos compuestos por nombres de primera fila como Natascha Rosenberg, Adolfo Serra, Laura Miyashiro o Estíbaliz Hernandez de Miguel, entre otros. Desde el primer instante, y nada más sacar el libro de la maleta, las peques contentas con el regalo inesperado, decidieron cuáles eran los cuentos que querían leer esa noche, selección bajo sus preferencias que repetimos al día siguiente hasta quedarnos sólo un par de relatos por leer. Compuesto por siete cuentos, El bote de Nocilla de Noelia Terrer e ilustrado por Subi, fue el primero que quisieron descubrir, siendo también el favorito de la más pequeña, por el contrario la mayor, que ya sabe leer, se divirtió con el que más, leyendo El número 7 de la calle Sebastopol, cuento que precisamente, ha sido escrito por Cristina Camarera, la que es editora del libro y también de la revista Kireei Magazine. Por mi parte, fue fantástico vivir el momento cuento junto a mis sobrinas y Batiscafo, ellas atentas al relato, y yo del mismo modo, además de pasar ese momento a su lado, disfruté visualizando cada una de las fantásticas ilustraciones que lo componen. Editado en castellano y catalán, tengo claro que Batiscafo en el mar, será el reglo para estas navidades para el resto de niños de la família. 


Imágenes: Maria Marcet

Diseño por Photonica
Copyright © tránsito inicial